Tatuaje, requisito para correr

El tatuaje es el método utilizado actualmente para identificar a los caballos en el “ensilladero”, antes de participar en una carrera oficial

Por: MVZ Daniel Hernández Mandujano

Las autoridades encargadas de aplicar los reglamentos correspondientes para el buen funcionamiento de las carreras de caballos en hipódromos autorizados, tienen muchas responsabilidades y muchos problemas por resolver.

Dentro de los muchos aspectos que vigilan especialmente, hay dos especialmente importantes que podemos mencionar: el control anti-drogas, tanto en los equinos como en los jinetes, y la correcta identificación de todos y cada uno de los caballos participantes en las carreras, con la finalidad de evitar que haya “equivocaciones” o intentos dolosos de correr un ejemplar por otro.

La lucha contra el uso de medicamentos no permitidos en las carreras de caballos se remonta a tiempos inmemoriales. Con el paso del tiempo y después de muchos años de exhautivas investigaciones, la tecnología y el equipo para identificar la presencia de sustancias prohibidas en las muestras de orina y sangre ha llegado a tal punto que es posible determinar la presencia de cantidades infinitesimales en las muestras con métodos diversos, y en algunos casos, si es necesario, utilizando métodos específicos para cada sustancia.

La legislación por parte de las autoridades hípicas en estos casos también se ha venido modificando, y un ejemplo de ello  lo podemos encontrar en el número 141 de nuestra Revista “A Caballo” Vol. 19, páginas 28, en donde el amable lector podrá encontrar un interesante artículo sobre el Sistema de Penalización para Violaciones Múltiples propuesto por la Asociación Internacional de Comisionados de Carreras (ARCI por sus siglas en inglés), en el verano del 2013, y del cual, la AQHA (Asociación Americana de Cuarto de Milla) adoptó su propio Sistema Múltiple de Violaciones de Medicamentos, empezando a aplicarlo en el 2014. Recomendados ampliamente la lectura de este artículo.

Tatuar antes de correr

A propósito de la AQHA, y ya enfocándonos al objetivo de este artículo, otra de las medidas tomadas por la Asociación de Registro de Caballos más grande del mundo es la aplicación de un tatuaje en la parte interna del belfo o labio superior para identificación del animal, lo cual se empezó a hacer en México en el año de 1992.

El artículo RCA312 del Reglamento Oficial de la AQHA especifica lo siguiente: “todos los caballos registrados en la AQHA antes de participar en una carrera reconocida por la AQHA, deberán ser identificados y marcados con un número de tatuaje en el belfo superior por un tatuador autorizado por la AQHA. El número oficial del tatuaje deberá ser anotado en el certificado de registro del caballo y formará parte de las marcas de identificación del animal.

“Para ser elegibles para ser tatuados, todos los caballos nacidos en o después de enero de 1992 deberán tener su Parentesco Verificado por medio de una prueba genética, hecho que aparecerá en el anverso de su certificado de registro por medio de un sello que así lo indica. Si este sello no aparece en el certificado del animal, el tatuaje no podrá ser aplicado bajo ninguna circunstancia.

“Si hubieran discrepancias significativas en las marcas, edad o cualquier otra característica del caballo de acuerdo a su certificado de registro, el tatuador podrá negarse a aplicar el tatuaje al caballo y deberá reportar estas discrepancias.

“En caso de que el propietario de un caballo se niegue a cumplir con los requerimientos referentes al tatuaje o a la verificación del parentesco, el caballo será descalificado automáticamente para participar en carreras aprobadas por la AQHA hasta que el dueño cumpla con los requerimientos necesarios. La negativa a cumplir con esto puede ser motivo de sanciones por parte de la AQHA”.

Cuatro números y una letra

Las combinaciones de números y letras utilizadas para los tatuajes están planeadas de tal manera que, por ningún motivo, se repitan en ninguno de los hipódromos regulados por la AQHA.

Cuando se empezó a utilizar en el Hipódromo de las Américas, en el año de 1992, el tatuaje estaba formado por cuatro números y una letra al final. Una vez que se terminó la posibilidad de usar este método sin que empezaran a repetirse los tatuajes, casi veinte años después, se comenzaron a utilizar cinco números los cuales fueron sustituidos al poco tiempo por la aplicación de tres números, la letra y otro número al final, en ese orden, método utilizado actualmente, por ejemplo, 934C6. Cabe apuntar que los tatuajes en el Cuarto de Milla no tienen algún significado en especial, ni están relacionados con el año de nacimiento o el número de registro del animal, como sucede en el caso de los caballos Pura Sanfre Inglés; sólo es una clave controlada por la AQHA.

El tatuaje en los caballos es el método utilizado actualmente para identificarlos en el “ensilladero”, antes de que participen en las carreras en el hipódromo, y es el recurso confiable para identificarlos cuando sus propietarios extraviaron su certificado de registro, o los adquirieron sin haberse preocupado por pedirlo, y al paso del tiempo toda la información relativa al animal ha sido olvidada.

Así que si usted compró un caballo sin el certificado de registro, pero tiene tatuaje, hay forma de conseguir toda la información correspondiente al animal, incluído el nombre del último dueño registrado ante la AQHA, quien es el único autorizado para tramitar un duplicado del certificado original y para firmar una transferencia de la propiedad del animal. El primer paso es dirigirse a la Asociación Mexicana Cuarto de Milla, lo cual usted puede hacerlo a los teléfonos Celulares: 55 4985 1023, 55 4985 1201, 55 4985 1646, 55 4985 1477, 55 7108 4525 y 55 7527 5732.

Futuro corredor preparado para el tatuaje
Este es el aspecto del Certificado de registro, nótese el sello de “Parentesco Verificado”

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*