Dopaje y coronavirus sacuden a la hípica norteamericana

Maximum Security (Foto cortesía The Jockey Club de Arabia Saudita)

La hípica norteamericana está pasando por una de sus etapas más críticas debido a la pandemia de coronavirus, que ha provocado la cancelación de actividades hípicas, incluyendo el Derby de Kentucky, trasladado al 5 de septiembre, y al anuncio de la detención de 27 personas relacionadas con problemas de dopaje, considerado el de mayor alcance en cuestión de carreras de caballos.

The New York Times publicó el 9 de marzo que “entrenadores de caballos de carrera, veterinarios y distribuidores de drogas” estaban entre los 27 acusados, destacando entre ellos Jason Servis, el entrenador de moda por tener entre sus filas a Maximum Security, el Pura Sangre ganador de la Saudi Cup de $20 millones de dólares de premio en el Hipódromo King Abdulaziz de Riyadah, Arabia Saudita.

Según las acusaciones, “Servis administró secretamente drogas para mejorar el rendimiento a prácticamente todos los caballos de carreras bajo su control”.

Los acusadores afirman que el esquema era elaborar y distribuir drogas adulteradas y administrarlas secretamente a los caballos de carreras bajo su control. Los participantes buscaron mejorar el rendimiento y obtener premios en metálico de pistas de carreras de Pura Sangre y Arneses en Nueva York, Nueva Jersey, Florida, Ohio y Kentucky, así como en los Emiratos Árabes Unidos. “Todo en detrimento y riesgo de la salud y el bienestar de los caballos de carreras”.

Los acusados, cita el The New York Times, habían actuado “no por el amor al deporte y ciertamente no por el cuidado de los caballos, sino por el dinero”. Los caballos fueron “inyectados y alimentados a la fuerza con todo tipo de drogas ilegales y experimentales, drogas que permitieron que los caballos corrieran anormalmente rápido y enmascaren el dolor”, lo que puede provocar lesiones y la muerte, dijo William F. Sweeney Jr., jefe de la oficina de Nueva York del F.B.I.

Ahora, Maximum Security es entrenado por Bob Baffert.

Los de Estados Unidos, los hipódromos más mortales

El periódico estadounidene también menciona que “esta dependencia de medicamentos para mejorar el rendimiento, combinados con regulaciones estatales laxas, ha convertido a los hipódromos estadounidenses en los más mortales del mundo. Casi 10 caballos a la semana en promedio murieron en pistas de carreras de EE. UU. en 2018, según la base de datos de lesiones equinas del Jockey Club.

Esa cifra es de dos veces y media a cinco veces mayor que la tasa de mortalidad en Europa y Asia, donde las reglas contra las drogas para mejorar el rendimiento se aplican de manera más estricta.

AAEP, preocupada

Por otra parte, la AAEP dijo en un comunicado que entre los 27 acusados había cinco de sus miembros. El Dr. David Frisbie, presidente de esta Asociación, comentó que “las acusaciones de cinco veterinarios miembros de AAEP son preocupantes y decepcionantes para nuestra asociación y para los innumerables veterinarios equinos que brindan atención médica a los caballos de carreras de manera ética. “Es una obligación ética de los miembros de AAEP y de todos los veterinarios adherirse a los más altos estándares para proteger al caballo de carreras y la integridad del deporte”, afirmó.

Jason Servis, al centro de traje oscuro, ex extrenador de Maximum Security (foto cortesía The Jockey de Arabia Saudita)

A Nivel de Pista  Por: David Beltrán

Copa Saudita… La hora de redención.

Desde su descalificación en el Derby de Kentucky, Maximum Security ha batallado en establecerse en él o unos de los líderes de su generación.

Gracias a no correr en carreras como el Travers Stakes, Pennsylvania Derby, Breeders Cup y Pegasus World Cup, Maximum Security no ha cosechado el respeto merecido y se esperaba que en la Copa Saudita de $20 millones de dólares lo lograría.

Montado por su jinete regular Luis Sáez, entrenado por Jason Servís, Maximum Security llegó a Riyadah con una reputación que lo colocó como favorito entre 14 caballos importados desde Japón, Europa y los Estados Unidos.

Era aquí en donde dentro de su victoria debería ser su ‘máximo’ momento, pero fue completamente destrozado en menos de 10 días gracias al fraude que se cometió dentro de las cuadras de Jorge Navarro y Jason Servís.

Bajo la dirección de Navarro, se estableció una red de manufactura, distribución y falsificación de drogas para potenciar rendimiento como suplementos equinos que no saldrían positivos al ser analizados.

Las conversaciones entre Navarro y Servís fueron grabadas por la FBI. Navarro usaba términos como “monkey” (mono), “Blood-Builder” (compuesto de sangre) y “red acid” (ácido rojo) para sus ‘productos’, que alteraban el rendimiento más lejos de la capacidad natural de sus caballos o procesaban rápidamente la recuperación. En otros casos también enmascaraban el dolor.

Las víctimas aquí no son nada más los caballos, que fueron abusados o matados por la avaricia de dinero, tal como al campeón  X Y Jet, que falleció por un ataque cardiaco este enero. De acuerdo a la FBI, X Y Jet recibió 50 inyecciones 60 minutos antes de ganar en Dubai.

Los defraudados son muchos, desde los apostadores que confiaron en las reglas del deporte, a los inversionistas de compraron acciones en sementales como Sharp Azteca y Maximum Security. Pero en fin, limpiar casa siempre se requiere esfuerzo y lo que fue un Martes Negro es un día de celebración para los que jugaban honestamente.

Maximum Security (Foto cortesía The Jockey Club de Arabia Saudita)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*