México, brillante participación en la Serie Hípica del Caribe

Kukulkán se vio muy superior en el Clásico Confraternidad y abrió la cuenta de las cuatro victorias mexicanas

Aunque se le fue la carrera grande, el Clásico Internacional del Caribe, la hípica mexicana registró el domingo 8 de diciembre una participación histórica en la Serie Hípica del Caribe, al cobrar 4 de las 5 pruebas en el Hipódromo Gulfstream Park de Florida, Estados Unidos, escenario que reunió la crema y nata de los Pura Sangre representantes de Venezuela, Panamá, Puerto Rico, Jamaica, República Dominicana y desde luego México, que participó con una caballería de 13 competidores.

México inició el rosario registrando fulminante 1-2 en el Clásico Confraternidad con el imponente favoritazo Kukulkán y su compañero Kandinsky, ambos de Rancho San Jorge y entrenados por Fausto Gutiérrez.

Kukulkán, montado por Irad Ortiz Jr., tuvo un día de campo y sin misericordia metió seis cuerpos de ventaja, que pudieron haber sido más de haber sido exigido.

Así, el criado en México por Rancho San Jorge se convirtió en el sexto ejemplar ganador del Clásico del Caribe y Clásico Confraternidad, pues en 2018 había cobrado el Clásico con el mismo Irad en los lomos.

La fiesta mexicana continuó en el octavo turno del programa con otro 1-2 en la Copa Dama del Caribe, a cargo de Genubi Asquifar, de Rancho La Soledad de Álvarez, y Laika, de Cuadra San Jorge, mientras La Peralta, tercera representante mexicana, cruzó séptima en el lote de ocho tresañeras competidoras.

En la novena carrera, México siguió la cosecha por medio de Letruska, de Cuadra San Jorge, que con la monta de Emisael Jaramillo hizo el viaje de punta a punta en la Copa Invitacional del Caribe, con Lagartijo y Klubaigo, también representantes de nuestro país, en las posiciones sexta y octava.

Por si los tres triunfos al hilo fueran pocos para los aztecas, en el décimo turno Sacamandú, de Rancho Pozo de Luna,  y Ferragamo, de Cuadra San Isidro, estamparon el tercer 1-2, con su compañero Halcón en cuarto, cerrando así la cuarteta de triunfos.

En el estelar Clásico del Caribe, México pensaba coronar la tarde con el favorito Thibaut, de Rancho El Sabino, y El Santo, de Cuadra JRR, pero no hubo suerte y terminaron olvidados en noveno y décimo lugar, cobrando el triunfo Venezuela por cuenta de The Brother Slew, la “chica” enorme de la tarde con un 45 a 1 y con la monta del mexicano Paco (Pascasio) López. Gran Omero completó el 1-2 en la décimocuarta victoria de los venezolanos.

Un reconocimiento a todos los países participantes y a prepararse para la próxima cita en San Juan, Puerto Rico, 2020.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*