Ligamentos suspensores

Por: Dr. Jorge Augusto Murga, MVZ DVM     jorgeaugusto.murga@gmail.com

Durante 25 años de ejercicio profesional en caballos Pura Sangre inglesa en el finado Hipódromo Agua Caliente de Tijuana, de 1967 a 1992, fuimos meritoriamente la sede de rehabilitación de miles de caballos derivados del circuito californiano de hipódromos Del Mar, Santa Anita Park, Hollywod Park, Golden Gate y Bay Meadows, y sede de iniciación de doma de potros dosañales.

Algunas de mis experiencias en caballos de carrera son que las lesiones del aparato locomotor equino se inician en los tejidos blandos y de máxima importancia las que afectan a los ligamentos suspensores de los menudillos de las extremidades anteriores.

Los caballos de carrera tienen la tracción en las extremidades anteriores y la mayoría de las lesiones afectan las rodillas (carpos) en dirección distal a regiones de las cañas (metacarpos), menudillos, cuartillas y cascos. Los ligamentos suspensores anteriores se insertan en la cara posterior de las rodillas (carpos) y huesos sesamoideos proximales.

Las lesiones en extremidades posteriores de los caballos de carreras son extremadamente mínimas porque sus funciones son de impulsión, no de tracción.

Las lesiones de los ligamentos suspensores pueden ser diagnosticadas rutinariamente mediante palpación clínica efectuada por veterinarios con experiencia.

Consistentemente, los caballos afectados por desmitis de los ligamentos suspensores anteriores, cuando son examinados médicamente para detectar dolor agudo por lesiones, levantan simultáneamente sus dos extremidades anteriores a manera de posada de doma clásica o caen en la cama de la caballeriza sobre sus rodillas, defensivamente para comunicar que están afectados por lesiones e intenso dolor de los ligamentos suspensores anteriores de los menudillos.

Negligencia

El criterio y decisión de los entrenadores de caballos ante el reporte veterinario de lesiones y dolor de los ligamentos suspensores anteriores, son de crítica importancia para la prevención de lesiones catastróficas causadas por negligencia y abuso del entrenamiento.

Un número estadístico importante de los caballos que diagnostiqué afectados con dolor intenso por lesiones de ligamentos suspensores anteriores, lo reporté a sus respectivos entrenadores, advirtiendo riesgo inminente de lesión catastrófica, pero no hicieron caso, fueron enviados a correr y murieron en la pista de carreras.     

Actualmente no hay un consenso de conocimiento de la mayoría de caballistas, periodistas y hasta veterinarios de la critica importancia para la locomoción normal de galope de carrera de los ligamentos suspensores anteriores de los menudillos.

Tiempo, el mejor remedio

Es común leer en las publicaciones hípicas las citas de cliché: “el caballo dio un mal paso durante la carrera y se quebró” (por lesión catastrófica). La única cita fidedigna que recuerdo en medios de comunicación de la hípica, es del film “Seabiscuit”, cuando el veterinario de la cuadra informa al entrenador y propietario del caballo: ”Seabiscuit se lesionó en la carrera y requiere un periodo de descanso fuera del hipódromo”.

Después de más de seis meses de descanso en la finca del propietario magnate automotriz  C.H. Howard, Seabiscuit reinició su entrenamiento para correr y ganar en 1940 el famoso Handicap Santa Anita, en Santa Anita Park, para después retirarse felizmente de caballo corredor.

La desmitis de ligamentos suspensores anteriores de los menudillos puede requerir hasta un año de convalecencia y recuperación.

Los ligamentos suspensores anteriores de los menudillos SON LOS QUE DETERMINAN LA LONGITUD DE TRANCO DE GALOPE DE CARRERA. Los caballos afectados por desmitis de ligamentos de suspensores anteriores, galopan con trancos más cortos causados por el dolor, que también afecta la respiración.

NO hay sustituto de gran tecnología medicina veterinaria equina que sustituya las experiencias, conocimiento y ética para prevención de lesiones de tejidos blandos de ligamentos suspensores anteriores de menudillos.

Es necesario que las autoridades de las carreras de caballos apoyen los exámenes clínicos veterinarios oficiales pre-carrera, con gran énfasis en evaluación de los ligamentos suspensores anteriores de los menudillos, para prevención y gran disminución de lesiones catastróficas de caballos de carrera.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*