Las reinas de la pista

Penny Ann Early montó en 1969 en el hipódromo mexicano Agua Caliente de Tijuana

El 7 de febrero de 2021 se cumplieron 51 años desde que el 7 de febrero de 1969, en Hialeah Park, Diane Crump salvó todos los obstáculos y se convirtió en la primera mujer en montar en una carrera oficial de caballos Pura Sangre, abriendo el camino a muchas que hoy vemos en los hipódromos del mundo, tanto a bordo de ejemplares Pura Sangre como encima de los veloces Cuarto de Milla.

Abrir la puerta no fue fácil, por ejemplo, en 1968, antes de que Diane Crump debutara, el Jockeys Guild (Gremio de Jinetes) con sede en los Estados Unidos, emitió una declaración en contra de las mujeres jinetes que decía: “Si bien todo corredor sabe que debe cuidarse a sí mismo en el transcurso de una carrera, hay momentos en los que su vida puede depender del buen juicio y la habilidad de un compañero jockey. La estructura emocional de una mujer podría traicionarla en un momento como ese y podría poner en peligro la vida de los otros jinetes y la suya propia”.

Antes de Crump hubo otros intentos, con mujeres montando caballos Pura Sangre en carreras de exhibición en pistas oficiales o en ferias, y uno de los ejemplos que nos trae la historia es la celebración durante varios años en Agua Caliente de una carrera con mujeres jockeys, conocida como Powder Puff Derby.

De igual manera, se sabe que en 1949 la jockey Wantha Davis derrotó a Johnny Longden en Agua Caliente y participó en una carrera anual exclusivamente femenina en Pimlico.

Diane Crump, primera mujer en el mundo en montar en una carrera oficial

También, antes de Diane Crump surgió el nombre de Kathy Kusner, integrante del equipo ecuestre de los Estados Unidos, quien el 29 de octubre de 1968 fue la primera mujer en recibir una licencia de jockey en Laurel Park, Maryland, y hubiera sido la primera mujer en montar en una carrera oficial, pero poco después de recibir la licencia se lesionó una pierna y fue hasta el 30 de septiembre de 1969, en Pocono Downs, en Pensilvania, donde registró su primera salida.

La historia también registra que en noviembre de 1968, los jinetes de Churchill Downs se opusieron en tres ocasiones a competir contra Penny Ann Early, e igualmente sucedió en enero de 1969, en Tropical Park, Florida, donde impidieron competir a Barbara Jo Rubin y a la mencionada Diane Crump.

Muchos aficionados veteranos del Hipódromo Agua Caliente de Tijuana, recuerdan que después de no poder competir en Churchill Downs, Penny Ann montó en el hipódromo mexicano en 1969 terminando detrás de Álvaro Pineda, y debe haber sido la primera mujer jinete en montar en una carrera oficial mexicana. Por su parte, Barbara Jo Rubin se convirtió en la primera mujer jinete en ganar oficialmente contra hombres el 22 de febrero de 1969, en Charles Town, West Virginia.

También Diane Crump siguió su camino después de impedírsele montar en Tropical Park y el 7 de febrero de 1969, en Hialeah Park, Florida, como al principio mencionamos, registró su nombre como la primera mujer jinete en competir contra hombres en una pista importante de los EE. UU, aunque cruzó décima. Meses después, en 1970, se instaló como la primera jockey en participar en el Derby de Kentucky.

Nueva Zelanda, semillero de mujeres jinetes

La incursión de las mujeres arriba de los Pura Sangre se extendió a otros países, por ejemplo, el 6 de mayo de 1972, en Kempton Park, Inglaterra, Meriel Tufnell se convirtió en la primera mujer en ganar, aunque en una carrera con jinetes exclusivamente femeninos, y el 1 de abril de 1974 en Nottingham, Linda Goodwill gana la primera carrera británica con jinetes masculinos y femeninos.

En Nueva Zelanda, Linda Jones fue la primera mujer en recibir una licencia y el 31 de marzo de 1979, en el hipódromo Rosehill de Australia, se convirtió en la primera mujer jinete en participar en una carrera profesional contra hombres.

Linda Jones abrió el camino en Nueva Zelanda, hoy país a la vanguardia en mujeres jinetes

Hay que destacar que Nueva Zelanda no fue la primera nación en otorgar licencias, pero hoy está a la vanguardia en cuanto a mujeres jinetes, quienes representan el 43 por ciento en el staff de ese país. Parte fundamental de esta situación fue la actitud de los entrenadores, marcadamente diferente a los de otros países, pues desde un principio les brindaron confianza y descubrieron que la mayoría tenía habilidad.

Con el paso de los años las mujeres continuaron consolidándose y, por ejemplo, en los Estados Unidos destacaron Julie Krone, la primera mujer en ganar un campeonato en 1987 y también la primera en ganar una carrera de Triple Corona al anotarse con Colonial Affair el Belmont Stakes en 1993 y la única jinete en ocupar un sitio en el Salón de la Fama.

Luego destacó Rosie Napravnik, que entre 2010 y 2014, el año de su retiro, conquistó 58 stakes de Grados 1, 2 y 3, y ha sido la primera con participaciones en las tres gemas de la Triple Corona: Derby, Preakness y Belmont.

En la actualidad, en el gremio de jockeys de Estados Unidos, las mujeres constituyen el 8 por ciento de la membresía.

Las reinas en carreras Cuarto de Milla

En Estados Unidos, las mujeres también han incursionado en las carreras de caballos Cuarto de Milla, un ambiente aún más difícil y peligroso que en la división Pura Sangre. Una de las primeras fue Tami Ann Purcell, quien inició en 1987 y prolongó su trayectoria hasta 2014, con 5,008 salidas con Cuarto de Milla y 1,810 con Pura Sangre, de acuerdo a datos de Equibase.

En la primera vez que permitieron mujeres en Arabia Saudita, Lisa Allpress ganó y hoy es una de las máximas figuras del hipismo mundial

Tami fue la primera mujer en ganar la carrera Cuarto de Milla más rica del mundo: el All American Futurity en 1997 con Corona Cash. Esta edición fue un vivo ejemplo de la fuerte presencia de las mujeres en carreras Cuarto de Milla, pues Nancy Summers cobró el tercer lugar con Honor Ease, Cammie Papineau fue descalificada del tercer lugar con Royal N Perfect, y Tanya Laib ocupó noveno lugar con Runaway Fortune.

Hoy, las mujeres continúan su lucha por consolidarse y tener presencia en los grandes eventos, y está el ejemplo de la neozelandesa Lisa Allpress, que el 28 de febrero de 2020, en el marco de la Saudi Cup, se situó como la primera mujer en ganar una carrera en la primera vez que se les da oportunidad a las mujeres de montar en Arabia Saudita.

Otro ejemplo más cercano lo tenemos en Estados Unidos con Justine Klaiber, quien en Los Alamitos conquistó en 2020 el Golden State Million Futurity con Apollitical Gold.

También en el Hipódromo de las Américas

La ola feminista también ha llegado al Hipódromo de las Américas de la ciudad de México, donde se tiene registro que el 7 de abril de 1970 la mencionada Kathy Kusner fue la primera mujer en montar y ganar aquí, conduciendo a Paga Mar, de Rancho Cuquío.

De ahí en adelante no se tuvo noticias de mujeres montando oficialmente en el Hipódromo de las Américas, sino hasta el 29 de mayo de 2002, cuando María Luisa Villalobos fue la primera en ganar una carrera oficial luego de su debut en el año 2000.

 

Años después fueron pasando por el escenario jovencitas como Jazmín Larios Peribán, Elizabeth Garrido, Sofía Barandela Rojano, Vanessa Romberg, de nacionalidad francesa, Guadalupe Urrutia, Karla Michelle Lara, Alejandra Luna, la primera en montar en un clásico, en el Clásico Del Charro 2020, y Jennifer Lissette Rodríguez, de acuerdo a datos de Juan Carlos Velázquez.

Hasta la fecha, ninguna mujer ha tenido acción en la división de carreras Cuarto de Milla del Hipódromo de las Américas.

Aunque siguen siendo minoría y tienen pocas oportunidades, las mujeres están demostrando a dueños, entrenadores y jinetes de todo el mundo, que tienen toda la capacidad y habilidad arriba de un caballo, y se han ido ganando un lugar respetable en este ambiente considerado históricamente masculino. Suerte a las que continúan activas y sigan adelante ampliando el camino abierto hace 51 años.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*