Ejército Charro contra invasión nazi

Más de cien mil hombres montados a caballo; armados con machetes, pistolas o escopetas y repartidos en 250 puntos del país, formaban la Legión de Guerrilleros Mexicanos, era un ejército charro creado en 1942 para defender a México de una invasión nazi durante la Segunda Guerra Mundial, fue creado por Antolín Jiménez Gamas, teniente coronel y excombatiente de la Revolución a las órdenes de Francisco Villa.

El miedo a una eventual invasión, luego del ataque y hundimiento de dos barcos petroleros, el 13 de mayo de 1942, el Potrero del Llano y el Faja de Oro, en las costas del Océano pacifico, México organizaba a un grupo de jinetes para hacer frente a los países que formaron el Eje (Alemania-Japón e Italia).

Se cree que Adolf Hitler tenía un especial interés en las reservas de petróleo mexicanas, de hecho, en el libro “Los nazis en México” de Juan Alberto Cedillo, se relata y documenta que en el país operaba una red de espías alemanes vinculada con altos funcionarios.

Estrategias de Guerra

Durante un año los grupos de legionarios aprendieron estrategias de guerra que les enseñaron excombatientes de la Revolución.

En una entrevista Fernando Llanos, director del documental “Matria”, que narra la historia de Antolín Jiménez, declaró: “entrenaban los domingos a toda la gente a caballo, con machetes y sus armas, eran prepararlos en caso de invasión”.

Agregó que “nunca usaron su entrenamiento porque el ataque no ocurrió, pero en su momento el país se lo tomó muy en serio”.

“La muestra fue que en 1944 se creó la Fuerza Aérea Expedicionaria Mexicana, que en junio del año siguiente participó en las batallas de Japón.

El grupo de pilotos que tomó parte en los combate se llamó Escuadrón 201.

Para ese entonces la Legión ya había sido disuelta y su creador se dedicó a la edición de libros, un negocio donde prosperó.

También abandonó el traje de charro pues tras varios infartos los médicos le prohibieron volver a montar a caballo”.

¿Quién fue Antolín Jiménez Gamas?

Antolín Jiménez Gamas era el presidente de la Asociación Nacional de Charros, se acercó al presidente Manuel Ávila Camacho para proponerle un ejército de charros a sus órdenes, según se cuenta en la investigación hecha por Fernando Llanos.

Una vez aprobado su plan por el presidente, Jiménez Gamas se dio a la tarea de organizar en menos de un año a la Legión de los Guerrilleros Mexicanos.

Un documento en los archivos de Jiménez Gamas cuenta el propósito del nuevo ejército: “Defender con nuestras vidas el honor del inmaculado pabellón tricolor, símbolo de libertades y emblema de una heroica tradición”.

Hoy en día durante los desfiles del 16 de septiembre los charros aparecen en las filas de la marcha a la par de los integrantes de las Fuerzas Armadas, un honor que comparten desde que Ávila Camacho los declaró reserva del Ejército Mexicano.

Antolín Jiménez combatió en la Revolución Mexicana (1910-1915) con su ejército conocido como Los Dorados de Villa y bajo las órdenes del general Francisco Villa, alcanzando el grado de teniente coronel.

Cuando se retiró, se acercó a una logia masónica que le abrió la puerta a los círculos políticos del país.

Fue elegido diputado tres veces –no consecutivas– por Oaxaca, a pesar de haber nacido en Tabasco.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*