En riesgo miles de caballos salvajes Mustang por proyecto de E.U.

El gobierno de Donald Trump está planeando capturar cerca de 130 mil caballos salvajes en el oeste de Estados Unidos. El plan incluye mantenerlos en cautiverio y esterilizar de manera quirúrgica a varias yeguas, todo esto en los próximos 10 años.

El proyecto está programado para realizarse en el verano de este año y las autoridades federales estadounidenses ya enviaron una carta al estado de Utah, tanto el presidente de la Comisión de Interior, Raúl Grijalva, como el de la Comisión de Asuntos Jurídicos, Jerrold Nadler para asignar fondos de manera oficial al proyecto.

Las autoridades locales afirman, mediante un comunicado, “que los caballos están sobre poblando la región, con un 479 % por encima de la población objetivo. De acuerdo con BML, la agencia que se encargaría de privatizar a los animales, esto es un riesgo para los pastizales, que no pueden soportar un exceso de caballos que compiten por alimento y agua en la zona”.

Los funcionarios de BML expresaron “que si las poblaciones de caballos salvajes no se controlan, se podría desatar un problema que podría costar al estado de Utah cerca de 5 mil millones de dólares. Además de impactar al gasto público, les tomaría cerca de una década resolver el problema”.

Aseguran también, que de no atenderse la problemática podría resultar en una muerte dolorosa para los animales. Los pastizales, según su informe, están degradados por los incendios forestales y las constantes sequías en Utah. Sin embargo, grupos animalistas acusan a la agencia de un conflicto de interés por privatizar a los caballos, poniéndolos a disposición de sus propios intereses comerciales.

La redada que comenzó a fines de noviembre del año pasado resultó en 304 animales capturados y cinco muertes, informó el BLM. Un potro y una yegua fueron sacrificados debido a lesiones y otras tres yeguas fueron sacrificadas debido a su mala condición corporal, dijo la agencia.

Al respecto Grace Kuhn, directora de comunicaciones de American Wild Horse Campaign, dijo que

“no es una herramienta de gestión de la población, es bastante bárbaro”. Kuhn afirma que la agencia federal está utilizando límites de población obsoletos y artificiales, y en su lugar debería dirigir sus esfuerzos a lanzar animales para el control de la fertilidad.

Asimismo señaló que hay poco apoyo de la gente para que el procedimiento quirúrgico se realice en yeguas, citando una encuesta que encargó el Instituto de Bienestar Animal que dice que el 77% de los ciudadanos estadounidenses se oponen a la cirugía.

Por su parte Return to Freedom Wild Horse Conservation presentó una demanda en un tribunal federal de California para detener el plan de la agencia federal de esterilizar quirúrgicamente a las yeguas salvajes. También afirmó que el procedimiento es peligroso, inhumano y un riesgo innecesario.

El procedimiento en cuestión, conocido como ovariectomía mediante colpotomía, implica que un veterinario introduzca manualmente la mano en la cavidad abdominal de la yegua a través del canal vaginal, localice a ciegas los ovarios y luego use un dispositivo llamado ecraseur para cortar y extirpar los ovarios.

En el documento de decisión del BLM que respalda la recolección y esterilización de las yeguas, la agencia dijo que el procedimiento se realizaría en las instalaciones de un veterinario privado usando sedación, anestesia y antibióticos apropiados.

Los procedimientos serían observados por otro veterinario sin afiliación con el BLM, agregó, y las yeguas permanecerían en cuidados posoperatorios hasta que se consideren lo suficientemente saludables para regresar a la naturaleza, según el documento.

Los caballos salvajes Mustang es una especie descendiente directo de caballos españoles, traídos al continente americano durante la Conquista del Nuevo Mundo en el siglo XVI. El nombre se deriva del término mustengo, que quiere decir “bestia sin dueño“.

Pertenecen al género Equus, que se originó en Norteamérica hace 4 millones de años, y se extendió a Eurasia tras cruzar el Estrecho de Bering. Los últimos caballos norteamericanos prehistóricos se extinguieron hace aproximadamente 13 mil años.

Los mustang conservan características de supervivencia que datan de esa época, y que los mantienen como los únicos caballos salvajes en Estados Unidos en la actualidad.

Con información de: Deseret News

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*