Homenaje a la Doctora Aline Schunemann de Aluja

Doctora Aline, 100 años y aún faltan más (foto de archivo)

– A 100 años de su nacimiento –

*Toda una vida impulsando una cultura de trato humanitario a los animales, 

principalmente a los équidos de trabajo

*Un pilar en la enseñanza de la medicina veterinaria y maestra de miles de veterinarios

La Academia Veterinaria Mexicana, A.C, en coordinación con la UNAM y  la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, rindió homenaje a la Doctora Aline Schunemann de Aluja, tanto por su larga trayectoria en beneficio de la medicina veterinaria en México como por su muy significativo cumpleaños número 100.

Debido a las medidas sanitarias por la pandemia de Covid 19, el reconocimiento se realizó a través de una videoconferencia organizada el lunes 12 de octubre, precisamente en la fecha de su cumpleaños número 100.

Participaron con emotivos testimonios de agradecimiento, ex alumnos, miembros de la Academia Mexicana de Veterinaria, y colaboradores muy cercanos a ella, así como su hijo Andrés en representación de la familia Aluja Schunemann.

También observamos fotografías significativas de su vida y a través de un video narró parte de su historia, recalcando en una de sus intervenciones: “odio las palabras bonitas, con ellas no se logra nada; el trabajo en lo que logra avances”.

De acuerdo a datos que amablemente nos proporcionó el MVZ Mariano Hernández Gil, Miriam Aline Schunemann Hofer, nació en Marburgo, Alemania, el 12 de octubre de 1920. Pasó su  infancia en el Valle del Fex, en la región del Engadin, en Suiza, donde desde temprana edad estuvo en contacto con animales de granja.

Llegó con sus padres a México en 1942 y después de que le negaron el ingreso a la Escuela Nacional de Agricultura de Chapingo por tratarse de un internado masculino, en 1944 entró a la Escuela Nacional de Medicina Veterinaria de la UNAM, en San  Jacinto, para obtener el grado de Médico Veterinario Zootecnista en 1949.

Posteriormente,  completó estancias en las escuelas de Medicina Veterinaria  de Zurich y Berna, en Suiza; el Royal Veterinary College, de Londres, en Inglaterra, y la Universidad  de Turín, en Italia. Sus estudios de posgrado los realizó en la Universidad de Pensilvania, donde  obtuvo el grado de Maestra en Ciencias en 1962.

Formó su familia con el Dr. José Ramón Aluja (q.e.p.d.), y sus hijos: Andrés, Martín y Evelyn (ya fallecida), y ahora también convive con sus nietos Emiliano, Aline y Martin.

Aline Schunemann de Aluja es Profesora Emérita de la Facultad de Medicina  Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional Autónoma de México, en la que ha completado 70 años de labor docente, formando profesionales de la Medicina Veterinaria y Zootecnia, pero sobre todo expertos en Patología Veterinaria, área de la medicina que consolidó durante los 20 años ocupando la jefatura del Departamento de Patología en la misma facultad.

Desde 1988 es Académico Titular de la Academia Nacional de Medicina, a la que ingresó desde  hace más de 40 años para cubrir temas de Salud Pública, especialmente la salud de los animales que van al rastro.

También es miembro  fundador (en 1964) de la Academia Veterinaria Mexicana, en cuya primera sesión pública  compartió créditos con la Dra. Aurora Velázquez Echegaray con la disertación: “Un brote de rabia en caballos del Hipódromo de las Américas”. Es también miembro de organizaciones mundiales relacionadas con el gremio veterinario.

Convencida de que todo académico debe hacer investigación para dar una formación completa, su contribución a la Medicina Veterinaria y Zootecnia en México es patente en personas, instituciones y obras diversas, alcanzando a la práctica con équidos en los campos de la patología, la clínica, la epidemiología y el bienestar animal.

Al tema de bienestar animal, ha dedicado mayor  tiempo y trabajo en los últimos 30 años, en los que ha contribuido enormemente en hacer la profesión de médico veterinario cada día “más humana”.

Aunque ha demostrado su admiración por absolutamente todas las formas de vida, hay un animal  que ha movido más las fibras de la Dra. Schunemann: el burro. Al igual que José Vasconcelos, la  Dra. Aline considera que este équido merece “un monumento en el rincón más dulce de alguno de nuestros parques”, porque este ser vivo vino a ayudar al mexicano.

Fundó y por más de 25 años dirigió el Programa IDPT-ILPH-UNAM, un  programa universitario que promueve el bienestar de équidos en zonas rurales de México; mismo  que ha resuelto necesidades urgentes, pero que también ha abierto oportunidades para apoyar el  desarrollo profesional de médicos veterinarios zootecnistas que encuentran conveniente atender este sector de la población equina.

Aline Schunemman de Aluja ha dicho que “el éxito en la ciencia no es cuestión de género, sino de trabajo  y talento”.

En sus palabras de despedida que cerraron el homenaje vía internet, la doctora Aline expresó:

“Todavia me falta mucho por hacer y ojalá me alcance el tiempo para hacer todo lo que hay que hacer, y pido a todos que sigan esta labor. Las palabras bonitas no sirven, hay que seguir trabajando”.

En 2016, Congreso AMMVEE dedicado a ella a iniciativa de Mariano Hernández

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*