Caballo peruano de paso

La gran fiesta anual del Caballo Peruano de Paso es su Concurso Nacional. Aquí, el Campeón de Campeones Macho 2018, LV Ilustre

Por:  Miguel Juárez

Fotos: Cortesía Asociación Nacional de Criadores y Propietarios de Caballos Peruanos de Paso

* Quienes lo montan, afirman que es caballo más cómodo para cabalgar

* Uno de los símbolos nacionales del país andino

* “Hecho” para recorrer largas distancias; recomendable para personas

que padecen dolor de cintura o cuello

Como sucede en otros países con razas caballares propias, Perú debe sentirse orgulloso por poseer al Caballo Peruano de Paso, que es reconocido como el caballo de silla más suave del mundo como resultado de su desplazamiento de ambladura y se ha ganado la distinción de Patrimonio Cultural de este país. Es el caballo nacional del Perú; es Producto Bandera.

Para conocer más de esta singular raza, orgullo del Perú y de la gente de a caballo de ese país hermano, Revista A Caballo se acercó a la Asociación Nacional de Criadores y Propietarios de Caballos Peruanos de Paso, que desde su fundación en los años cuarenta tiene la función de mantener y controlar la calidad de la crianza y es reconocida por todo el Perú y el extranjero.

Pero ¿Cómo surge el caballo peruano de paso?

El caballo peruano de paso tiene como una de sus raíces al caballo bereber o berberisco, raza que habitaba la antigua región de Berbería en el norte de África. A la llegada de los musulmanes a esta región, sus caballos árabes se mezclaron con el berberisco y esta mezcla la llevaron  posteriormente a la península ibérica al invadirla.

La sangre de los caballos árabes y berberiscos se mezcló a su vez con la existente en la península ibérica durante 800 años de dominio musulmán, y el resultado de esta fusión de razas fue el caballo que llegó a las Américas con los conquistadores españoles.

En el nuevo mundo, los caballos de los conquistadores formaron distintas razas criollas americanas, entre ellas el caballo corralero, en Chile; en la Argentina el criollo y en el Perú un caballo criollo con un andar especial de ambladura aportado por la sangre del bereber o berberisco.

Campeona de Campeonas Hembra 2018 y 2019, JR Patria, propiedad de Fernando Jarquín

Fue durante la época del Virreinato donde se formó propiamente el caballo peruano de paso con la llegada de excelentes caballos ibéricos traídos por aristócratas colonizadores, que al mezclarse con el caballo criollo original, dieron lugar a un nuevo tipo de raza de gran estampa y resistencia.

Este nuevo tipo de raza conjugó la resistencia y el andar orgulloso del antiguo caballo ibérico, la elevación de los aires de la raza frisona y la tendencia a la ambladura del caballo berberisco.

Su aire principal es el paso (de ahí su nombre), aunque también puede trotar y galopar. Su caminar es natural, no es enseñado, porque su forma y su genética lo obligan.

Con estas características, el caballo peruano de paso cubrió las necesidades de los colonizadores, que requerían un animal apto para recorrer cómodamente largas distancias y a la vez destacar por su garbo y estampa.

¿Por qué es el caballo de silla más suave del mundo?

En la especie equina, sólo hay dos formas para el movimiento del animal. Una, la más común, es conocida como trote y es la que vemos en la mayoría de los caballos. Consiste en un movimiento diagonal de los miembros, es decir, al desplazarse mueven la pata izquierda y mano derecha, y pata derecha y mano izquierda, como formando una X.

Esto provoca que el centro de gravedad del caballo suba y baje y por lo tanto el jinete también sube y baja, causando cansancio en largas travesías.

La otra forma de movimiento de la especie equina es conocida como ambladura y consiste en avanzar moviendo  la pata y la mano del mismo lado, tal como lo hacen animales de otras especies como la hiena, el camello, el elefante, la jirafa, todos ellos africanos como el caballo bereber. Todas estas especies poseen anteriores muy desarrollados y posteriores con grupas inclinadas, son remetidos de manos y asiento de cola bajo.

Esta mecánica hace que el centro de gravedad se mantenga prácticamente inmóvil y el jinete sólo tenga un movimiento ligeramente lateral y hacia adelante sin moverse de la silla, por lo que suponemos que si el jinete llevara un vaso lleno de agua, ésta no caería.

Por eso se le llama el caballo más suave del mundo y es muy recomendable para personas mayores que padecen de la cintura o del cuello.

De su paso de ambladura se derivan diferentes “pisos” o modalidades de desplazamiento, como el piso Huachano, Paso Llano Natural, Paso Llano Sobreandado, Paso Llano Gateado, Paso Llano Aguilillo y Paso Llano Golpeado o Chapaleador.

No son “niños bien”

Es una raza muy noble, un caballo de características únicas, un caballo hijo del Virreinato del Perú  en el que se puede cabalgar sin cansar al jinete. Quienes lo montan dicen que todo se siente distinto desde el lomo de un caballo peruano, hecho especial para disfrutar cabalgar. No por nada, las cabalgatas son una de las actividades más concurridas del Perú.

Gustavo Ferrer, un conocedor del caballo de paso, afirma que “El Caballo Peruano de Paso no es de lujo, no es de exhibición, no es el que recorre treinta minutos y vuelve a descansar en su pesebre. El Caballo Peruano de Paso es una HERRAMIENTA DE TRABAJO y hay que mirarlo como tal… Estos animales no son haraganes ni engreídos, no son “niños bien” de la fauna equina, son seres que no han nacido para ser admirados como a una muñeca de biscuit, sino como a un obrero o a un campesino que no come si no es con el sudor de su frente”.

En México, las cabalgatas están de moda, por lo que un caballo peruano de paso puede ser buena opción. Si está interesado en un caballo de este tipo, comuníquese a la Asociación Nacional de Criadores y Propietarios de Caballos Peruanos de Paso, con sede en Lima, Perú, al teléfono 00-511-4476331, o consulte su sitio web: www.ancpcpp.org.pe

Por último, sólo nos queda agradecer a Aimeé Ramos, de la oficina de Presidencia de la ANCPCPP, por sus atenciones para Revista A Caballo.

Campeón de Campeones Capón 2019, AHT Careta, de Antonio Hudtwalcker

Como parte de la difusión cultural del Perú, Caballos Peruanos de paso se han presentado en ferias internacionales de México. Las imágenes corresponden a Texcoco (Fotos: Alberto Gómez)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*