Preparando caballos para venta, de dentro hacia fuera

Preparar un caballo joven para el ring de venta es un proceso emocionante y exigente. Los programas básicos de gestión de salud, como la vacunación oportuna y desparasitación, son importantes, además de incrementar el ejercicio para atraer a los compradores, quienes buscan más una apariencia delgada y musculosa que un caballo voluminoso.

El personal encargado de cuidar y preparar a los caballos en venta, dedica  tiempo y esfuerzo para transformar a potros con pelo áspero en los próximos atletas brillantes y relucientes. La dieta juega un papel importante en la preparación física de los caballos y el balance de ésta es la clave para lucir el día de la venta.   

Primero, el forraje

El objetivo de la dieta es cumplir con los requerimientos nutricionales del caballo. El mejor momento para considerar una buena calidad del forraje es en la preparación de los caballos para venta.

Cuando comience la preparación, se limitará el acceso a pastos para evitar el blanqueamiento del pelaje y también para permitir un manejo más fácil. El beneficio nutricional de esta nueva adaptación es que facilita incorporar dietas al individuo, dependiendo si se necesita más condición corporal y calorías o si se está aumentando de peso rápidamente y se requieren menos calorías.

Se recomiendan pasturas de alta calidad y alta energía, ya que ofrecen un aumento calórico para las demandas de condición corporal, un alto contenido de fibra para la motilidad gastrointestinal y los niveles de almidón son típicamente muy bajos.

Para facilitar un aumento en la condición corporal, el heno de alfalfa o una mezcla de alfalfa con pasto inmaduro es una excelente base.

Un heno cortado temprano tendrá niveles más bajos de lignina, la parte no digerible de la planta, y ofrecerá una digestibilidad más alta. Esto es importante para evitar la apariencia de “barriga” que a veces se ve al alimentar con un heno maduro menos digestible.

Un análisis puede ser muy útil para conocer el contenido real del heno y proporcionar cantidades concretas de calorías por libra, así como el contenido de proteínas y lisina, los niveles de minerales y porcentajes de almidón y azúcar.

Algunos caballos en crecimiento, particularmente las potrancas, suben de peso demasiado rápido con un heno de corte temprano y pueden necesitar un corte más maduro para evitar el excesivo aumento de peso. Independientemente del peso, los caballos estabulados deben tener acceso al heno tanto como sea posible para mantener la motilidad normal del tracto digestivo, disminuir la posibilidad de ulceración y mitigar el aburrimiento. El acceso de libre elección es ideal.

Peso y condición corporal

La condición corporal es de alta prioridad; actualmente los compradores prefieren potros que parezcan versiones adultas de sí mismos con la forma física, la musculatura y el peso.

Se debe evitar un exceso de peso en los potros, ya que todavía están creciendo y desarrollándose. Esto es de suma importancia para los destetados porque continúan experimentando una rápida formación de huesos y tejidos blandos, y tienen mayor riesgo de desarrollar enfermedades ortopédicas relacionadas con dietas altas en almidón y rápido crecimiento esquelético. Una fuente natural de silicio biodisponible ayuda a desarrollar huesos y tejidos blandos, y puede ser beneficiosa para los caballos jóvenes en crecimiento.

Un puntaje de condición corporal de 5 es ideal, en el cual las costillas no se pueden ver, pero se pueden discernir fácilmente al tacto. Si se necesita más condición corporal, las súper fibras como la pulpa de remolacha, las cáscaras de soya o los alimentos que contienen una base con estos, pueden ser una forma de agregar calorías saludables, ya que contienen un alto porcentaje de fibra digestible, más calorías que el heno, pero un nivel de almidón significativamente más bajo en comparación con los granos de cereales clásicos como la avena, el maíz y la cebada. Grasas, como el aceite de linaza, son otra forma de agregar más calorías a la dieta.

Deben evitarse las dietas altas en concentrados con granos de cereales, ya que pueden causar sobrecarga de almidón que precipita en diarrea, laminitis, cólico y nerviosismo. Si se va a usar un concentrado de grano, busque uno con base de pulpa de remolacha con alto contenido de fibra, alto contenido de grasa y bajo porcentaje de azúcares y almidones combinados (<12% en total).

Además, dividir la cantidad total de concentrado en varias comidas pequeñas durante el día reduce el riesgo de que el almidón llegue al intestino grueso y es menos probable que cause malestar gastrointestinal. Los probióticos que contienen cepas de bacterias benéficas como Saccharomyces boulardii y Saccharomyces cerevisae ayudan con la salud general del sistema gastrointestinal, disminuyen la inflamación intestinal y aumentan la eficiencia alimenticia. Agregar un suplemento con prebióticos y probióticos puede ayudar a aprovechar al máximo cualquier programa de alimentación.

La condición corporal de todos los potros para venta debe evaluarse a intervalos de dos semanas, para que puedan hacerse ajustes de alimentación según sea necesario. Cada potro debe ser alimentado individualmente, con especial atención en la condición corporal, el constante aumento de peso y ajustando la ingesta de alimento según sea necesario.

Generando músculo: Proteína

La calidad de una proteína está determinada por el perfil de aminoácidos. Cuanto mayor sea la cantidad proporcionada por una determinada proteína de aminoácidos específicos, como lisina, metionina y treonina, mayor será la calidad.

El porcentaje general de proteína cruda de un alimento suplementario como el grano, debe tenerse en cuenta, pero no se debe considerar como un todo sobre las proteínas, ya que la mayoría de éstas serán suministradas por un forraje de buena calidad.

Por ejemplo, el heno de leguminosas, como la alfalfa, contiene un promedio de más del 20 % de proteína cruda. Está literalmente lleno de proteínas y otros nutrientes esenciales para el desarrollo muscular.

Históricamente, la proteína ha sido la cuña de la dieta en la preparación de potros para venta, pero la sobrealimentación con proteínas de poco contenido energético / calórico hace que la dieta sea costosa y no siempre se logra subir de peso al caballo.

Es necesario satisfacer las necesidades de proteínas, en particular la lisina, sin embargo, éstas son una forma metabólicamente ineficiente de aumentar de peso a los caballos en comparación con las grasas y los carbohidratos. Se ha demostrado que la suplementación para el tono y definición muscular con nutrientes anabólicos como HMB y aminoácidos de cadena ramificada, son efectivos para desarrollar músculo magro y tono muscular.

Pelaje brilloso: grasas

Los caballos para venta que tienen un pelaje brilloso llaman más la atención al momento de estar en el ring de subasta. Cumplir con los requisitos dietéticos de todas las clases de nutrientes es el primer paso para un pelaje brillante y saludable. Las grasas específicas, como los ácidos grasos esenciales omega-3, son una excelente manera de obtener un pelaje brillante. Las grasas omega-3 ofrecen propiedades antiinflamatorias que apoyan el soporte digestivo y la eficiencia de la alimentación, respaldan la respuesta inmune y proporcionan beneficios para los cascos y articulaciones.

El pasto fresco también es excelente fuente de grasas omega-3, pero como a los caballos para venta a menudo se les limita el acceso a los pastos, un suplemento de ácidos grasos omega-3 o un aceite con alto contenido de omega-3, como el aceite de linaza, son formas fáciles y apetecibles de incorporar ácidos grasos omega-3 en la dieta. Tan solo 1/8 de medida (2 oz) dos veces al día de aceite de linaza puede mejorar la salud de piel y pelaje.

La grasa en general, incluidos los aceites, es una alternativa eficiente y saludable a los granos con almidón para agregar más calorías a la dieta.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*