Semáforo detiene al Hipódromo de las Américas

Hipódromo de las Américas, sin fecha precisa de reapertura

La hípica mexicana de caballos Pura Sangre y Cuarto de Milla de carreras, ha sido frenada nuevamente y está inquieta en espera de la reanudación de actividades.

Esta vez, la emergencia sanitaria debido a la propagación de la enfermedad conocida como Covid-19, obligó a suspender las actividades desde el 16 de marzo, con excepción de la zona de caballerizas porque los corredores necesitan ser atendidos.

Tal como sucedió con la anterior suspensión de actividades provocada por la clausura del inmueble en 1996, los propietarios de caballos están absorbiendo los gastos de manutención de sus animales y quienes dependen directa o indirectamente del espectáculo en la mayoría de los casos están sin ingresos.

Al momento de escribir estas líneas, no había una fecha precisa del reinicio de la actividad, pues todo depende del avance o control de la pandemia en la ciudad de México, donde se ubica el hipódromo.

Las autoridades establecieron un semáforo con los colores rojo, naranja, amarillo y verde, y de acuerdo a la disminución en número de afectados por la enfermedad, el semáforo irá cambiando de color hasta llegar a verde, la última. En esta fase será cuando se completará la reanudación de todas las actividades, con algunas restricciones.

El semáforo rojo, el más grave, estaba calculado para cerrarse el 15 de junio, día en que entraría el color naranja. Al referirse al reinicio de actividades con el color naranja, el “Plan Gradual hacia la nueva normalidad en la Ciudad de México”, publicado por el Gobierno de la Ciudad de México, establece en el punto 6 la reanudación de “eventos deportivos sin público para ser televisados previa prueba con resultado negativo de los participantes”.

En este color y apartado el Hipódromo de las Américas estaría autorizado para funcionar, pero …

No estuvimos presentes, pero en reciente reunión entre la empresa concesionaria y asociaciones hípicas, trascendió que la opción de carreras sin público no es viable para la empresa por los costos de operación, por lo que esperará hasta el semáforo amarillo.

El semáforo amarillo entrará cuando en los hospitales haya una “ocupación menor a 50% de las camas y al menos 15 días con ocupación baja estable”, según se establece en el mencionado Plan Gradual hacia la nueva normalidad.

Ya hemos visto que la enfermedad Covid 19 no tiene palabra de honor y aunque las luces de los semáforos están calculadas para entrar en ciertas fechas, nada es seguro, por lo que la incertidumbre continuará respecto al reinicio de operaciones del hipódromo.

Cabe agregar en este tema, que la mayoría de los hipódromos de nuestro vecino Estados Unidos están operando a puerta cerrada, sin espectadores, y funciona este método porque está muy avanzada la apuesta por medios electrónicos, por lo que  la cuarentena, en lugar de perjudicar, ha provocado un aumento considerable de las apuestas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*