Prioridad a la atención de los caballos en el Hipódromo de las Américas

En medio de la contingencia sanitaria

La empresa concesionaria del Hipódromo de las Américas acató las medidas de emergencia del Gobierno Federal por el COVID-19 suspendiendo sus programas de carreras después de su última función del 15 de marzo, pero la actividad no se ha detenido completamente por la necesidad de atender a la caballada estabulada en la zona de caballerizas.

El habitual movimiento en la zona de caballerizas se ha reducido en un 90 ó 95 por ciento, pues sólo acuden las personas necesarias para proporcionarles alimentación, agua y ejercicio mínimo.

La pista se abre por las mañanas porque los ejemplares necesitan del ejercicio para evitar complicaciones en su salud, como cólicos o laminitis, enfermedades la mayor parte de las veces mortales que tienen como uno de sus factores la inactividad.

Toda la zona luce semivacía, sin ese toque de entusiasmo que le ponen trabajadores, jinetes, entrenadores y dueños de caballos en un día normal. El ambiente es de incertidumbre, pues hasta el momento de escribir estas líneas nadie sabe cuándo se normalizará la situación debido a la contingencia sanitaria. (foto AMH / M. A. Espinoza)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*