¿Afecta el coronavirus a los caballos?

Luciana Pérez Reyes, veterinaria y amazona directora del Centro Hípico Morelos

Texto y fotos. Alejadra Díaz Sotelo

Actualmente estamos viviendo a nivel mundial un escenario de emergencia sanitaria por el brote del coronavirus (COVID-19), y aunque no necesariamente esta enfermedad afecta directamente a los caballos, ya que los virus son específicos para cada especie, si existe un efecto colateral.

“Al cerrar los hípicos, los lienzos, todos los lugares donde tienen a estos animales, surgieron protocolos y roles para sus cuidados, para ejercitarlos (porque no pueden quedarse encerrados), alimentarlos, bañarlos, etc., ante la disminución del personal que regularmente trabaja con el equino, pues era una de las restricciones para evitar la expansión del COVID-19, comentó la MVZ Lucina Pérez Reyes, directora general del Hípico Morelos, en entrevista con la revista A Caballo.

Detalló que esta situación ha provocado una disminución en el adecuado ejercicio del caballo, lo que lo hace propenso a presentar cólicos, porque el movimiento lo requiere para estercolar y evacuar. “Ha sido verdaderamente peligroso parar a los caballos y no ejercitarlos como lo hacemos normalmente, al igual que suspenderles por completo el alimento (por desabasto, si se llegara a dar por la misma crisis sanitaria).

Los propietarios o quienes están al cuidado de los caballos, “tenemos que ser responsables y tomar las medidas necesarias para que los animales sigan siendo atendidos y a la vez cumplir con las medidas sanitarias”.

Comentó que los virus que más atacan a los caballos son el de la influenza, encefalitis equina y tétanos, entre otros. No hay manera de prevenir estos virus más que con una vacuna; la clave es que ésta sea específica para cada uno de ellos.

Cancelación de eventos ecuestres

También la emergencia sanitaria provocó la cancelación de todo tipo de eventos a nivel mundial. En este sentido la doctora, con una trayectoria de jinete y amazona, dijo que es importante que se logre controlar el virus. “Aquí, lo único que lo va a controlar es el aparato inmune de cada ser humano y, por el otro lado, si esto dura dos o tres meses más, nos lleva a pensar  que si se escasea la comida para los seres humanos, en consecuencia también para los animales, es como el “efecto dominó”, si cae la primera ficha tira todas las demás. Esa es mi manera de ver las cosas y ojalá que todo se resuelva rápido”.

Un aspecto de las caballerizas del Hípico Morelos

“El equino requiere mínimo un ejercicio intenso de aproximadamente una hora al día; para la disciplina de Salto los caminamos, trotamos, galopamos y, viceversa; trotamos, galopamos, caminamos, los enfriamos, los guardamos, y les damos sus premios, como zanahorias, dulces y piloncillo. La rutina varía para cada actividad deportiva, aunque todas requieren de balance y equilibrio.

Comentó que el caballo de salto es fuerte y, por lo general,  son de origen alemán. Esta raza se empezó a criar precisamente con el objetivo especifico de Salto y es la que se utiliza en las competencias olímpicas. Actualmente se han creado razas especificas, se han hecho cruzas, casi todas las razas derivan del caballo anglo, del inglés, del árabe, hasta que vas fijando el gen y vas obteniendo la raza que tú quieres.

¿Cómo se valora el potencial competitivo del animal?

Se valora de diversas maneras, primero, como los humanos, no todos tienen el mismo cerebro, capacidad física, ni la misma disposición. Hay caballos que pueden costar millones de dólares porque según eran muy buenos y a la hora de tenerlos no funcionan, del mismo modo hay caballos que salen buenos para la disciplina que se adquieren pero existen otros que nunca mejoran, es cuestión de genética, dijo.

A partir de los tres años de edad se les empieza a entrenar para la disciplina para la cual fue comprado, y dependiendo de su aprendizaje el caballo aumentará de valor. Tiene que mostrar su valentía, porque hay caballos muy asustadizos que nunca van a ser buenos, o cuando menos no para un jinete nuevo.

¿Qué ofrece el Hípico Morelos?

Nuestro Hípico Morelos, abierto hace 45 años en Cuernavaca, Morelos, ofrece el cuidado del caballo las 24 horas del día, incluyendo servicio de limpieza en su caballeriza y todo lo referente a la higiene del animal, y sobre todo el entrenamiento adecuado para la disciplina para la cual fue comprado.

Los costos son de acuerdo a cada lugar, por ejemplo, en la Ciudad de México son mucho más caros, están entre $10 mil y $12 mil pesos mensuales por la manutención del equino, mientras que en esté hípico es de $6 mil 500. El costo incluye todo, excepto herrajes y servicio veterinario. Actualmente tenemos 40 caballos en pensión y cuatro más para dar clases a las personas que quieran aprender a montar a partir de los cuatro años, además de contar con sesiones de equinoterapia para personas con alguna discapacidad.

También estamos afiliados a la Federación Ecuesre Mexicana  y organizamos competencias constantemente dentro de nuestro circuito, el circuito Morelos, además de competir en Querétaro, en el Concurso Nacional de Salto, donde se desarrollan los campeonatos nacionales con la participación de más de 2 mil 500 binomios de muchas partes del país, concluyó la doctora veterinaria, Lucina Pérez Reyes.

Competencias de salto en el Hípico Morelos

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*