Atención dental en el equino. ¿Cómo puede influir en el desempeño deportivo?

veterinaria

Por: MVZ Manuel Villanueva

S-Vet155-F1

La odontología en equinos, aunque parezca una rama novedosa de la Medicina Veterinaria especializada en esta especie, se remonta hasta la época de los romanos, ya que esta cultura milenaria tenía especial atención en revisar, diagnosticar, tratar y curar las afecciones que presentaban sus cabalgaduras.

Posteriormente, durante la Primera y Segunda Guerra Mundial, el Servicio Veterinario del Ejército Alemán se enfocó en atender la cavidad oral de los caballos militares, ya que se percataron que con atención dental consumían, masticaban y digerían mejor el alimento y, por consiguiente, el consumo de grano y forraje se disminuía casi a un kilo por día por animal, reflejándose una disminución en los gastos para la caballada. Desgraciadamente, todos los avances que se tuvieron en esa época casi se perdieron en la postguerra.

S-Vet155-F2

Fue hasta la década de los 70’s en donde nuevamente las investigaciones en materia de Odontología Equina surgieron y se empezaron a desarrollar tanto técnicas como instrumental especializado para atender las bocas de los equinos.

Actualmente, con el afán de atender todos y cada uno de los sistemas y aparatos de los caballos, esta especialidad ha tenido un repunte y un interés nunca antes visto, por lo que algunas personas han dicho que “está de moda”.

La boca constituye una parte muy importante, tanto para el animal como para la persona que disfruta el poder controlar sin mayor problema al equino. Como en todas las especies animales, la boca es la porción más anterior del sistema digestivo, siendo éste uno de los que más ocupa la atención del Médico Veterinario, ya que como se sabe los transtornos digestivos son los que ocupan el primer lugar en decesos equinos.

Si la boca se encuentra con afecciones y el caballo no puede masticar y/o deglutir sus alimentos correctamente, el proceso de digestión se verá afectado desde su inicio  y, por consiguiente, el aprovechamiento del alimento no será el deseado y la presentación de cólicos puede incrementarse. Por otro lado, el equino presenta características propias tanto anatómicas como fisiológicas que lo hacen susceptible a presentar anomalías de oclusión y con ello la presentación de otros problemas, tanto en tejidos blandos como duros de la cavidad oral.

S-Vet155-F4

Los objetivos que se persiguen al atender la boca de los equinos van enfocados básicamente a que el animal esté lo más confortablemente posible, así como ayudar a que la masticación y digestión de los alimentos se lleve a cabo de manera óptima. Al conseguir esto, el desempeño deportivo irá en aumento, ya que el animal comerá mejor, ganará peso por mejor aprovechamiento de sus alimentos, descansará de lastimarse y disfrutará, tanto él como el jinete, el trabajo al que sea sometido.

Es importante mencionar que, inclusive, algunos trastornos aparentemente de sistema locomotor están íntimamente relacionados con afecciones bucales.

Afortunadamente, el conocimiento de los Médicos Veterinarios de esta especie va en aumento y en nuestros días existen profesionales en esta rama de la Medicina Equina. Es importante aclarar que el “limar las muelas”, aunque es gran parte del  trabajo, no es lo único que se debe de hacer dentro de la boca de los equinos, ya que existen otros procedimientos que ayudan a que su boca quede lo más cómoda posible.

Aunque la odontología en equinos no pretende ser la panacea, se recomienda revisar o atenderlo por lo menos en periodos de entre 6 y 8 meses, buscando con esto la salud de la boca y, por consiguiente, la salud integral.

error: Content is protected !!