Escaramuza Charra Alteñitas de Guadalajara

2rt

Por: María Guadalupe Flores

Con mucha incertidumbre, pero seguras y convencidas que tenían todo para ganar llegaron al Campeonato Nacional Chiapas 20016, sin duda un evento que superó las expectativas de la escaramuza charra Alteñitas de Guadalajara, quienes regresaron a Jalisco con la mayor de las satisfacciones: ser las nuevas campeonas nacionales con una puntuación promedio de 287.4 puntos.

“Fue el primer Nacional, creo yo, donde no se escucharon calificaciones arriba de los 300 porque las jueces tenían un criterio más duro. Nuestro mejor promedio fue en la ronda de semifinal con 293 puntos, pero lo mejor fue que en las tres etapas sobresalieron como el mejor equipo, desde la eliminatoria, la semifinal y obviamente la final”, expresó su entrenador José Eduardo Moreno Zermeño.

Alteñitas de Guadalajara es una escaramuza fundada en 1972 por iniciativa de Ana María Zermeño, madre de José Eduardo Moreno, entrenador de la escaramuza. Desde que se federaron hasta la actualidad cuentan ya con cinco Campeonatos Nacionales: 2004, 2006, 2007, 2009 y el reciente Chiapas 2016.

El equipo está integrado por Yolanda Zermeño, Ana Sofía Piña López, Ana María Moreno Zermeño, Ana Victoria Zermeño, María Fernanda Zermeño de la Torre, Victoria Zermeño Magaña, Gabriela Bollaín y su capitana Mariana Moreno Zermeño.

En sus cinco Campeonatos, la escaramuza ha llevado el nombre de José Eduardo Moreno Zermeño al reconocimiento nacional, y la música de su rutina es también característica peculiar de Las Alteñitas.

Otro aspecto a destacar es que sus caballos son de uso exclusivo para la escaramuza y son tratados como “deportistas de alto rendimiento”. Como resultado, muestran buen desempeño en los lienzos y un ejemplo de ellos son El Cariñoso y Spirit, quienes han sido protagonistas en los cinco campeonatos.

A ellos se han sumado nuevos ejemplares Capricho, Albur, Negrete, Mia, Gitanilla y Abolengo, con quienes las integrantes formaron los binomios perfectos para lograr el campeonato.

Parte importante de sus éxitos es el criadero de caballos Rancho San Bartolo, donde tienen el privilegio de elegir y reemplazar si así lo requieren.

Su entrenador define a Alteñitas de Guadalajara como un equipo comprometido, que comparten un mismo ideal, un equipo no sólo de ocho sino de mucha gente y en el que destaca el trabajo no únicamente del entrenador, sino de los caballerangos, el veterinario, las suplentes, la costurera y, por supuesto, el apoyo incondicional de las familias de cada una de las integrantes.

Ana Maria Moreno Zermeño menciona que en este campeonato aprendió que nunca se deja de ser equipo. Interrumpió su práctica por la maternidad, pero “regresé siendo campeona sólo una vez y ahora te puedo decir que me siento pentacampeona también… la escaramuza me ha dado lecciones de vida”.

Este Nacional les permitió darse cuenta que el equipo también son las suplentes, y valoraron el tenerlas ya que dos semanas antes del Campeonato tuvieron que reemplazar integrante.

Nos compartieron que la escaramuza es parte esencial de su vida, que les da seguridad, una manera de vivir y crecimiento personal. Una actividad en la que han aprendido a trabajar en equipo y practicar la tolerancia.

Alteñitas de Guadalajara inicio como un sueño muy grande, se hizo realidad y ahora es sinónimo de éxito y satisfacciones.

Un equipo en el que ocho mujeres, algunas madres y esposas, otras estudiantes, conscientes todas ellas de que la vida les cambia martes y jueves por sus entrenamientos, en los que se permiten no sólo ser escaramuzas, si no mujeres de a caballo disciplinadas, con carácter, pero sensibles a la vez, que comparten una pasión, una pasión que lleva por nombre Alteñitas de Guadalajara.


1-rt

error: Content is protected !!