Proceso de nacimiento equino

Instinto materno de los caballos

Instinto materno de los caballos

 

El nacimiento de un potrillo puede ser una experiencia única por la cercanía que la madre tiene con su cría al momento de parir, pero sobretodo se debe cuidar desde el proceso de gestación hasta el momento exacto del nacimiento.

El periodo de gestación dura aproximadamente entre 335 a 345 días, este dato puede ser variable debido a que si la yegua no se siente segura puede retrasar el nacimiento hasta por 15 días. Es característico que los tengan de noche porque se sienten tranquilas para hacer su labor. Se debe cuidar todo el proceso y no intervenir a menos que haya un problema con el nacimiento.

Te dejamos está guía para que reconozcas cada etapa y tengas conocimientos previos a la situación.

 

1.-Signos de parto:

Cuando se encuentra lista la yegua se comienzan a hinchar las ubres y a partir de este momento se esperarán 24 horas para el proceso de alumbramiento, también se hace más esponjosa y estrecha la base de la cola.

 

2.-Prepación:

La yegua debe ser apartada de todos los demás caballos para mantenerla tranquila, necesitará salir a caminar, constantemente se acostará y parará, elevará la cola, chasqueará y sus necesidades como defecar y orinar se harán más constantes.

 

3.-Nacimiento y cuidados:

En el momento del alumbramiento una vez rota la fuente, el potrillo debe salir entre 20 y 60 minutos, si esto no sucede se tendrá que intervenir de manera muy cuidadosa, la yegua deberá estar acostada mientras las patas salen seguido de las piernas, para que al final salga el resto.

El potro debe luchar para romper la placenta de forma natural y salir del cuerpo de la madre, una vez nacida la cría esta deberá ponerse de pie en menos dos horas y alimentarse cuatro horas después.

 

4.-Deteste:

Este es el periodo en el que la cría se alimenta de la madre y dura aproximadamente dos meses hasta que necesite cubrir sus necesidades con una ingesta de leche y hierba, deberá ponerse atención a este proceso para evitar posibles complicaciones que a futuro son irreversibles.

 

5.- Amansar:

Desde la primera oportunidad se debe amansar (controlar el instinto) al equino, ya que será para él una manera imborrable del contacto con humanos, posteriormente se comenzará con las lecciones de adiestramiento, amarre y cabestreo que los preparan para las necesidades de cada criador.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: Content is protected !!