Reconocimiento a una de las actividades más peligrosas del mundo

Los jockeys… Super atletas

Por: Enrique Castillo
jinetes1Los jockeys deben tener un umbral de adrenalina lo suficientemente alto para realizar un deporte “extremo” y de esta forma ser capaces de tolerar el riesgo, el peligro y contar con  competitividad, confianza, coraje, dedicación y determinación

Cada año, diversas asociaciones deportivas, medios de comunicación y a veces oficinas o instituciones públicas, dedican tiempo para determinar y otorgar a un individuo destacado en alguna actividad deportiva el premio al “Atleta” del Año, o del Siglo, o del Mundo, o cualquier otra denominación con la que quieran “adornar” y darle “prestigio” al reconocimiento.

Es claro que los grandes jinetes, ganadores de premios a nivel mundial, nunca están en los primeros lugares de estas listas ni son reconocidos con alguna presea o mención que implique superar o estar por encima de deportistas de otras disciplinas.

Yo no encuentro otra razón para esta injusticia más que falta de información o desconocimiento por parte de los “expertos”.  Ignoran lo que implica montar un caballo de carrera y consideran al jockey un deportista de segunda categoría, otorgando todo el mérito y peso, en lo que respecta a condición física y talento, al caballo que en oportunidad de un triunfo tuvo el jockey la suerte de montar.

Ese menosprecio no deja de parecer injusto y hasta es causa de molestia para los jockeys, pero también para los que vemos a diario su esfuerzo físico y mental, así como el riesgo que estos corren.

Pero la intención de este artículo, más que tratar de demostrar lo equivocado que están los “expertos”, es dar a conocer, informar y resaltar ¿Qué implica ser un jockey?… ¿Qué cualidades físicas se deben tener?… ¿Cuáles habilidades se necesitan?… ¿Cuál es la extensión del esfuerzo físico y mental que hacen mientras están arriba de un caballo de carrera?…y ¿Qué sacrificios son parte de su estilo de vida en ésta que es quizás la profesión deportiva más riesgosa del mundo?

Livianos, pero a la vez fuertes

Los jockey son individuos pequeños y obligatoriamente livianos, pero extremadamente fuertes como para controlar y maniobrar una masa de hueso y músculo que puede pesar por encima de las mil libras o más de 500 kg mientras se mueve a unas 40 mph (64 km/h).

El peso de los jockeys puede ir de 108 a 118 libras (49 a 54 Kg) y su porcentaje de grasa corporal no es más de 3%. La estatura, aunque no hay un requerimiento específico, en promedio puede estar entre los 4 pies 10 pulgadas (1.47 mts.) y los 5 pies 6 pulgadas (1.68 mts.).

Además de estas características físicas, los jockeys tienen que ser capaces de tomar decisiones en fracciones de segundo, mientras controlan a un caballo que está rodeado por otros a los que no es posible determinar ni prever sus reacciones o comportamiento.

Igualmente, deben tener un umbral de adrenalina lo suficientemente alto para realizar un deporte “extremo” y de esta forma ser capaces de tolerar el riesgo y el peligro.

jinetes2El cuerpo del jockey es sosteniendo  gracias al trabajo de todos los músculos de su cuerpo, principalmente las piernas, pero también su abdomen, espalda, brazos y hasta el cuello (Foto: Miguel Ángel Espinoza)

Jon Pitts (@jonpittshp) un neuropsicólogo que por mucho tiempo se ha opuesto a la idea equivocada de que el jockey no juega ningún papel en el triunfo y que lo único necesario para ganar una carrera es tener un buen caballo, accedió a compartir su experiencia profesional para enriquecer la información presentada en este artículo.

Pitts ha estado ligado al medio ecuestre durante 15 años y dedica su investigación a mejorar el “performance” de jockeys y jinetes del más alto nivel.

(Para conocer más sobre su trabajo, puedes visitar sus websites www.jonpitts.co.uk y www.ridesmart.me )

Pero… ¿Qué significa estar en “condición” para ser un atleta de alta competencia?

Básicamente la condición física implica tener resistencia cardiorespiratoria, fuerza muscular, flexibilidad y un porcentaje de grasa corporal dentro de límites apropiados. Sin embargo, cuando se considera la condición física relacionada con actividades deportivas al más alto nivel, los expertos en la materia han incluido otros parámetros como coordinación, tiempo de reacción, balance, agilidad y poder (fuerza por velocidad).

Así como cualidades mentales y emocionales que incluyen entre otras competitividad, confianza, coraje, dedicación y determinación.

Aumenta frecuencia cardiaca

Cuando un jockey conduce un caballo en una carrera, con la postura que conocemos hoy en día de “crouching” o “acurrucado” sobre el sillín, con las rodillas dobladas y todo el peso de su cuerpo sobre los dedos de los pies, prácticamente las únicas partes del cuerpo que están en contacto con el caballo son la cara interna de su pie, aquella que se apoya sobre el estribo, la cara interna de su tobillo y la parte más baja de su pierna. Su cuerpo se transporta y es sostenido  gracias al trabajo de todos los músculos de su cuerpo, principalmente las piernas, pero también su abdomen, espalda, brazos y hasta el cuello.

El jockey del Salón de la Fama Chris McCarron, decía respecto al tema… ”Nosotros tenemos que usar todos los músculos de nuestro cuerpo cuando montamos un caballo… Inclusive los músculos del cuello… Tu usas un casco (que normalmente pesa 1.5 libras) y debes mantener tu cabeza en una posición donde puedas ver lo que está pasando alrededor por un minuto y medio; esto no pareciera mucho pero realmente lo es”.

Además de necesitar piernas realmente fuertes, que básicamente actúan como amortiguadores, el jockey igualmente hace un gran esfuerzo con los brazos, no sólo para mandar y “pegar” en los metros finales de la prueba, también para “sostener” o ayudar al apoyo del caballo el cual usa la tensión de las riendas como elemento para mantener su balance, lo que produce una constante tensión del jockey hacia abajo.

Jon Pitts, que ha estado envuelto en los trabajos de investigación que llevan a cabo la British Racing School, la British Horse Association, el Royal Veterinary College y el Injured Jockey Funds en el Reino Unido, explicó los resultados que estas investigaciones han arrojado con respecto al esfuerzo físico que hace el jockey en la carrera y con qué otra actividad atlética puede compararse.

Aumentan latidos

Usando analizadores de gases portátiles para monitorear las demandas fisiológicas del jockey durante el ejercicio, los investigadores simularon una carrera de 6 furlongs. Los resultados demostraron un aumento de la frecuencia cardiaca que alcanza un 80-95 % de promedio máximo, unos 160-190 latidos por minuto, y un consumo de oxígeno equivalente al esfuerzo competitivo que hace un atleta en una carrera de 800 metros.

Los niveles de lactato en sangre, un metabolito producto del trabajo muscular, alcanzaron valores similares a los que se producen en un corredor “sprinter” durante una carrera de 100 ó 200 metros…datos sin duda bien significativos.

Lo más interesante de estos datos y la condición física que debe tener un jockey, es que a diferencia de lo que ocurre con un corredor de “pista y campo”, el jockey puede repetir el mismo esfuerzo 6 ó 7 veces durante un día de carrera y a todo lo largo de una temporada, misma que se lleva a cabo semana tras semana durante todo el año.

jinetes3La capacidad mental del jockey en carrera es altamente exigida, no sólo su condicionamiento físico (Foto: Miguel Ángel Espinoza)

Con respecto a la frecuencia cardiaca, algunos trabajos de investigación han demostrado que 30 minutos entre una prueba y otra a veces no es suficiente tiempo para que la frecuencia cardiaca retorne a niveles de reposo, especialmente luego de un triunfo.

Por lo tanto, el jockey montará su próximo caballo con una frecuencia cardiaca que todavía está muy por arriba de los niveles de reposo y con el esfuerzo físico que hará en la prueba, ésta se elevará nuevamente a niveles tan altos como 200 latidos por minuto.

Estos trabajos sobre las variaciones de la frecuencia cardiaca en los jockeys durante un día de carrera, están liderados por John O´Reilly, un investigador que estudia la fisiología deportiva. Para O´Reilly los resultados de estos trabajos claramente demuestran que el esfuerzo atlético de un jockey es desde el punto de vista aeróbico tan demandante como el de cualquier otro atleta y textualmente explica…

”Es un trabajo de alta intensidad que requiere una recuperación de alta intensidad… Siempre que la frecuencia cardiaca retorne a niveles normales de reposo, todo está bien… Sin embargo, si el jockey tiene que montar otro caballo con su frecuencia cardíaca todavía elevada, éste podría estar demasiado cansado para pensar y tomar decisiones correctas en fracciones de segundo”.

jinetes4Investigadores concluyeron que en una carrera a 6 furlongs, por ejemplo, la frecuencia cardiaca de los jockeys aumenta y registra unos 160-190 latidos por minuto, así como un consumo de oxígeno equivalente al esfuerzo competitivo que hace un atleta en una carrera de 800 metros. A José Ortega, quien apenas el sábado 9 de septiembre montó en el Hipódromo de las Américas en 11 carreras y triunfó en 7, debemos considerarlo un superatleta (Foto: Miguel Ángel Espinoza)

Físico-mental

Pitts, por otro lado, ha puesto mucho interés en la conexión jockey-caballo. Según él, los jockeys podrían estar más enfocados o poniendo mayor atención sobre el caballo que en ellos mismos…”Cuando uno se enfoca en una tarea específica, la percepción y el juicio pueden verse comprometidos, especialmente si la ansiedad de la competencia está presente”.

De tal manera que la capacidad mental de jockey en carrera también está altamente exigida y por lo tanto no es sólo su condicionamiento físico, es también su estado mental el que será requerido carrera tras carrera.

Mi intención en principio era extenderme en otras características propias de un jockey, así como en los sacrificios que implica una profesión donde el peso físico es monitoreado a diario y las consecuencias que esto tiene sobre el estilo de vida de los mismos. Sin embargo, el tema es extenso y sería imposible desarrollarlo por completo en un solo artículo, por lo que quizás tengamos que hacer una segunda parte sobre el tema.

Pero, muy brevemente, nadie puede dudar de lo importante que es para el correcto accionar de un caballo de carrera el balance y la coordinación del jockey, su flexibilidad así como toda una serie de cualidades morales que incluyen coraje, competitividad, valor, determinación y dedicación.

De igual manera, los jockeys son los únicos atletas entre todas las actividades deportivas que se privan de alimento y fluidos antes y durante la competencia, realizando el esfuerzo físico muchas veces con niveles de deshidratación significativo y bajos niveles de nutrientes básicos.

La próxima vez que veamos llegar un jockey al paddock a reunirse con su caballo, siempre activos y con buena actitud, tengamos en nuestra mente que varios de ellos no han probado bocado ni restituidos sus fluidos por largas horas, y que muchos sufren de dolores producto del esfuerzo de practicar quizás la actividad atlética más exigente y peligrosa del mundo.

Enrique Castillo 
www.elcaballodecarrera.com
@dormellostud

error: Content is protected !!