Aprende a cepillar a tu caballo

Cepilar

 

La apariencia de tu caballo debe ser reluciente, cuidada y siempre limpia para reducir enfermedades. A continuación te presentamos algunas recomendaciones, las podrás realizar una vez que lo hayas montado o haya terminado sus actividades:

 

Primer paso:

Cepillarlo con un peine de raíces por todo el cuerpo, debes mantener una presión adecuada para no causarle daño, de esta manera eliminaremos el pelo innecesario. Es importante realizarlo todo el año y más en invierno para evitar que se resfríe, hacerlo suave en la barriga, cabeza y patas inferiores, en estas zonas es donde más suciedad se acumula.

 

Segundo paso:

Con un cepillo suave procederemos a cepillar de nuevo todo el cuerpo, siempre prestando atención a sus reacciones, si patea o se pone nervioso se está presionando demás, se quedará quieto durante todo el proceso si lo hacemos bien. Lo anterior debe realizar varias veces para asegurarnos de que haya quedado limpio. La técnica es de adelante hacia atrás, de arriba hacia abajo para evitar dañar la dirección del pelo.

Para la cara debemos usar una esponja sin jabón, debes realizarlo con mucha precaución, es una zona que a los caballos no les gusta y podría cabecear con fuerza.

 

Último paso:

Verificar los cascos de tu caballo con el fin de que no traigan nada consigo, nos ayudará a prevenir futuras afecciones en las patas.

Al final debes de peinarle la cola y los crines, ahora el equino habrá quedado limpio y listo para ser guardado.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: Content is protected !!